Darío MolláÚltimamente me voy encontrando en el caminar diario con muchos “estupendos”. Sí: aquellos que van de “estupendos” por la vida. Por la vía civil y por la vía eclesiástica. Seguramente no son mala gente, pero ir de “estupendos” les hace daño a ellos (más del que se piensan) y les hace insoportables para los demás.

Los “estupendos” van con la sonrisa en la boca y les encanta escuchar aquello de “¡qué majo eres!”… Para ello, dicen siempre lo que el auditorio quiere oír, y no hay que negar su olfato para captarlo. Incluso se permiten excesos en ello: alguna crítica, algún taco: concesiones de “majez”. Pero no conviene fiarse: puedes estar seguro, casi al cien por cien, de que aunque a ti te baile el agua, por detrás no moverá un dedo a tu favor.

Les horroriza el conflicto, el ensuciarse las manos o el despeinarse (si tienen pelo). Les incomoda tener que tomar decisiones que no sean fáciles o evidentes o que les generen problemas o críticas. Huyen de conflictos y críticas como de la peste. Prefieren que las cosas se resuelvan por sí mismas (pretensión tantas veces inútil…) o que sean los otros los que se equivoquen. El “estupendo” nunca se equivoca, pero tampoco asume nunca sus responsabilidades.

No les importa hacer promesas que no tienen intención de cumplir, pero que les hacen quedar bien. ¡Qué majo es, qué “estupendo”: fíjate lo que nos ha dicho…! Luego, a la hora de la verdad, el “estupendo” siempre encuentra excusas para no cumplir lo prometido, excusas que, por supuesto, son sensatas y razonables: está ocupado, han salido otra cosas… pero no te preocupes que todo llegará. El “estupendo” nunca puede fallar.

Es un narcisista integral: se mira y se remira cada día y se encuentra satisfecho consigo mismo… Y, encima, le alaban tantas veces por día. Claro: el peligro es que lo que empieza siendo una pose acabe siendo una manera de ser. Entonces llegan a creer que todos los demás son estúpidos y que nadie se da cuenta de su juego… Pero el juego no puede durar eternamente: el “estupendo” puede engañar una vez, dos, cinco, diez… pero llega un momento en que se le toma la medida y ya no engaña a nadie. Entonces ya sucede al revés: los demás le siguen el juego, y el engañado es él.

Por todo eso, yo prefiero los “auténticos” a los estupendos. Aunque digan cosas que no me gusten, aunque se equivoquen, aunque alguna vez pierdan los estribos o la serenidad… Pero sé que siempre puedo, de verdad, confiar en ellos.

Imagen extraída de: Pixabay

6 Comentarios

  1. Que buen artículo que describe lo que todos nos encontramos dia a dia, y yo que trabajo en una empresa corporativa, veo como las personas con el afán de quedar bien o no quedar mal, acusan a otros, ellos nunca tienen la culpa, son los estupendos. Y confunden los fines con los medios, y no dudan en hacer daño, o mentir con tal de alcanzar los puestos que ambicionan, o por lo menos no perder el empleo. Creo que nosotros como cristianos, NUNCA debemos aceptar que los fines justifican los medios. Es todo lo contrario, los medios está al servicio del fin.
    Gracias siempre por sus excelentes artículos que nos hacen pensar acerca de nuestra realidad tan compleja del mundo de hoy.

  2. Me ha gustado el artículo. Te lo agradezco. Creo que describes una realidad que se da con cierta frecuencia.

  3. Es verdad, siempre caemos en ser estupendos, sin embargo después de leer este artículo, hay que pensar dos veces en querer ser estupendos.
    Mejor es jugársela por la justicia, así tengas que perder que hacer el ridículo al final.
    Saludos P Dario Molla

  4. Pasada la niñez perdí mucho tiempo tratando de ser «estupenda».
    Después perdí mucho tiempo a merced de los «estupendos».
    Hoy ya aprendí a querer y no a «esperar» ser querida.

    Gracias por el artículo!

  5. Carta abierta a ese que ha caminado a mi lado, pero por su propio ego.
    Yo no pensaba que estaba caminando al lado de “Un Estupendo” hasta que escuche y leí a Darío Molla, fue cuando me abrió los ojos yo estaba caminando con uno de esos “estupendos”.
    Entonces le vi fotografiado a esta persona que ha querido acompañarme en mi vida y lo ha clavado, este “Estupendo” que se me ha metido en mi vida, efectivamente va por el mundo elogiándose y dándose importancia del cargo que ocupa en su vida civil, por ser militante, salió elegido por diversas cuestiones de representante del pueblo, con cargo, con la carga de la oposición, pero sin saldo económico.
    Yo pienso que no es una mala persona seguramente, pero el ir de chico “Estupendo”, le hace mucho daño, seguramente más de lo él piensa, si lo piensa, este modo de vida les hace insoportables para los demás.
    Como dice Darío y lo clava Los “estupendos” siempre van con la sonrisa en la cara y les encanta que se le diga , “Que bueno eres”, “Que bien haces todo” “Eres único” “Eres el no va más”, para que esto se haga realidad el sabe siempre hablar y decir lo que el auditorio que este a su lado quiere escuchar, lo que la gente quiere oír, no negando su habilidad para ser el centro , él como dice Darío Molla, Incluso se permiten excesos en el esfuerzo de quedar bien ante las personas que le interesan :
    Alguna crítica, algún taco, concesiones de “majeza”. Pero no conviene fiarse de estas personas puedes estar seguro, casi al cien por cien, de que aunque a ti te baile el agua, por detrás no moverá un dedo a tu favor.
    A estas personas les horroriza el conflicto, el ensuciarse las manos o el despeinarse, para ello trataran de que otros actúen por ellos, les incomoda tener que tomar decisiones que no sean fáciles o evidentes o que les generen problemas o críticas, huyen de conflictos y críticas como de la peste, prefieren que las cosas se resuelvan por sí mismas, o que otras personas sean los que las solucionen, pues así su pretensión de que sean los otros los que se equivoquen, El “estupendo” nunca se equivoca, pero tampoco asume nunca sus responsabilidades.
    Esto Darío, lo clava pues en mis propias carnes lo he vivido, el que no les importa hacer promesas que no tienen intención de cumplir, pero que les hacen quedar bien. ¡Qué majo es, qué “estupendo”: fíjate lo que nos ha dicho…! Luego, a la hora de la verdad, el “estupendo” siempre encuentra excusas para no cumplir lo prometido, excusas que, por supuesto, son sensatas y razonables, el siempre está ocupado, ahora no es el momento, vamos a esperar a ver cómo lo estudiamos , me han salido otra cosas… pero no te preocupes que todo llegará.
    El “estupendo” nunca puede fallar el cómo explica Darío Molla, esta persona es un narcisista integral, se mira y se remira cada día y se encuentra satisfecho consigo mismo… Y, encima, el se las da dentro de un personaje ficticio que llega a creerse, siempre que está contigo se alaba tantas veces por día, que te aburre.
    No sé si este personaje que ha entrado en mi vida y de cierta manera me ha utilizado, no caiga en el peligro como he leído trato de recordar a Darío , que su personaje de posado, o de cara a la galería acabe siendo su manera de ser.
    Es cuando piensa y llega a creer que todos los demás son estúpidos y que nadie se da cuenta de su juego…

    Pero su juego no puede durar eternamente:
    Tu sabes “estupendo” puede engañar una vez, dos, cinco, diez, pero llega un momento en que se le toma la medida y ya no engaña a nadie, este que tonteaba no se da cuenta, que los demás le siguen el juego, y al final es abandonado, señalado y criticado.
    Yo sentado a la mesa tomando una cerveza le dije seriamente, me da la sensación de que somos iguales, que no nos justa las medias tintas, que somos personas “auténticas” el dijo que sí , que le daba mucho valor al honor de la persona, yo creo que si lo he cumplido, tu solo has sido un personaje de teatro , tu eres un “Estupendo” yo por desgracia soy” autentico” como muchos que han pasado por tu alrededor que han desaparecido, siempre tenias respuestas para su abandono, es bipolar, no está bien, esta pasado de la cabeza , a desaparecido sin decir nada , tiene problemas en su casa , no está bien sicológicamente, tiene mucho trabajo y ya no puede estar con nosotros , cambio de domicilio y tiene un follón ,esta enfermo y más escusas tontas .
    Ahora me criticaras y te inventaras una escusa por el cual he dejado de ayudarte en tu espacio y en tu proyecto, digo tu proyecto ya que en cada sentido que has realizado una acción yo no aparezco en la misma proporción de trabajo , siendo en el fondo quien trabajaba y este “Estupendo” solo pone la imagen , ha sido apremiante, los hechos de no ser presentado en los círculos que tú te mueves , que al final es porque no conoces y inventas actos donde solo pueden ir unas ciertas personas de cierto estatus, siendo esto no verdad , lo he constatado, pero si me he sentido utilizado en tu beneficio ,solo y exclusivamente, sintiéndome el palo y el chofer, lo siento yo prefiero se de los “Auténticos” Aunque digan cosas que no me gusten, aunque se equivoquen, aunque alguna vez pierdan los estribos o la serenidad, pero sé que siempre puedo, de verdad, confiar en ellos.
    No sé si alguien se ve en esta fotografía, pero al escuchar esta cita de Darío Molla, me abierto los ojos, miss neuronas o solo mi neurona que estaba haciendo eco, despertó lo que mi mente estaba cavilando y no sabía darle forma, ni poder expresar mi sentimientos y es que lo ha clavado.
    Doy las gracias a Darío Molla, al cual espero conocer en el futuro, y a todos mis compañeros que ellos saben que les tengo afecto y les quiero, también les tengo que dar las gracias por su apoyo y cariño expresado mientras han estado a mi lado.
    Un saludo a todos.
    Toni Alvarranz.

  6. perdona por el plagio pero desde esta mañana que lo he escuchado en RN 1 º a las 06:00 horas del dia de hoy me he levantado de la cama donde estaba dando vueltas de como escribir a este individuo y tú lo clavas , por lo que mi neurona , puesta en funcionamiento te ha plagiado sin permiso , pero expresas lo que toda la noche he estado dando vueltas , a sido un prodigio escucharlo o estaba predestinado que lo escuchara , rápidamente lo he buscado en Internet y he escrito la carta anterior , que te he puesto en esto de comentario , no me quiero aprovechar del trabajo de nadie ,m se lo que es y lo he padecido.
    perdona y un fuerte abrazo , no he podido diagnosticar a la persona que daño me ha hecho, un abrazo de nuevo gracias.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here